Los murales decorativos han sido muy apreciados desde la antigüedad como signo de elegancia y refinamiento, perdurando el gusto por los azulejos personalizados hasta nuestros días.